Y hoy, con la locura de los fabricantes de helados, hacer tu propio helado se ha convertido en un juego de niños. También puedes improvisar inspirándote en las grandes marcas para revisar los grandes clásicos. ¿Quién no sueña con un verdadero helado de vainilla? ¿Un sorbete de fresa o de sandía, o creaciones culinarias más originales? También puedes improvisar inspirándote en las grandes marcas. Para un helado casero de primera calidad, usa una máquina de hacer helados, juega inteligentemente con moldes esquimales, una bandeja de cubitos de hielo, o ten paciencia para hacer un delicioso granizado.