Algunos te dirán que hay una sensación que recuerda el comportamiento de los antiguos – BIEN, yo no sería uno de ellos. Otros señalarán el efecto catártico de las películas de terror Para otros aún, el cine de terror permitiría una burla y relativización de la muerte; a través de esta trivialización, nuestra angustia de morir se volvería ridícula y sin sentido. En la misma línea, el sociólogo Luc Boltanski afirma que tener “ante nuestros ojos la triste prueba de la extrema fragilidad de la existencia hace que la sensación de estar (todavía) vivo sea de repente estimulante”.